Ponen en marcha nuevos protocolos para evitar riesgos de transfusión en trasplante hepático

Esta iniciativa del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla se ha aplicado debido a la necesidad creciente de reducir al máximo las transfusiones durante el trasplante.

Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.
Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. / http://www.huvr.es

Redacción. Especialistas del Laboratorio del Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla) han puesto en marcha nuevos protocolos tras identificar cuatro marcadores de riesgo de transfusión en el trasplante hepático. El trabajo es el resultado de un innovador proyecto impulsado por la Unidad de Gestión de Laboratorios Clínicos, en colaboración con las unidades de Cirugía Hepatobiliar, Hematología y Hemoterapia, Anestesia y Cuidados Intensivos, para reducir el uso de hemoderivados en la cirugía de alto riesgo.

Según ha informado la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en un comunicado, el trasplante hepático es un procedimiento con resultados muy satisfactorios gracias al avance de la técnica quirúrgica y anestésica.

El disponer de estos marcadores surge de la necesidad creciente de reducir al máximo las transfusiones durante el trasplante, ya que si bien los hemoderivados son un producto sanitario seguro, al estar sujetos a un exhaustivo control de calidad, son un producto biológico y, por tanto, su uso siempre conlleva un riesgo para el paciente, según asegura. De ahí que el centro, haya puesto en marcha esta iniciativa.

Es más, en los últimos cuatro años se ha producido una reducción “considerable” de los requerimientos transfusionales, que ha situado al equipo de trasplante hepático del Hospital Universitario Virgen del Rocío “a la cabeza de los grupos nacionales de trasplante en estos resultados”.

De esta forma, los pacientes trasplantados de hígado son monitorizados de forma continua durante toda la cirugía con una batería de marcadores, entre los que se encuentran los nuevos identificados. Para ello, los profesionales utilizan tecnología de vanguardia, lo que asegura su control en tiempo real dentro del propio quirófano.

Esta experiencia positiva ha hecho que en estos momentos se esté evaluando su aplicación en otros entornos, como el trasplante de corazón, la cirugía cardiaca o el trauma grave.

El trabajo, que ha concluido en la determinación de los nuevos marcadores, y cuya autora principal es Ana Isabel Álvarez Ríos ha estado dirigido por Antonio León-Justel y Juan Miguel Guerrero Montávez, ambos facultativos de la Unidad de Gestión Clínica de Laboratorios en el Hospital Universitario Virgen del Rocío.

La autora principal, además investigadora post-doctoral en el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBiS), ha obtenido en el congreso una beca para la realización de un proyecto de investigación relacionado con la monitorización de la salud del injerto en el trasplante de hígado.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.