Lograr que un millón de españoles deje de protestar y criticar, objetivo del movimiento ‘Por un país sin quejas’

La iniciativa invita a quienes se unan a ella a estar durante 21 días, el tiempo que tarda el cerebro en registrar una acción como hábito, sin quejarse, y a actuar para cambiar las situaciones que motivan sus protestas.

El coach Pepe Cabello.
El coach Pepe Cabello.

Ana Rodríguez. Conseguir que un millón de españoles no se queje es el objetivo de la iniciativa ‘Por un país sin quejas‘, un movimiento puesto en marcha a iniciativa del coach Pepe Cabello, con el que se pretende contribuir a cambiar el mal hábito de la protesta sistemática y destructiva a la que tanto recurrimos.

Cabello es empresario, CEO de la entidad con sede en Córdoba Diamond Building. Este profesional, con más de 17 años de experiencia en Coaching e Inteligencia Emocional, asegura que siempre ha considerado que un elemento transformador del ser humano es el lenguaje. Por ello, hace más de una década, empezó a incorporar a los cursos que imparte correcciones en la forma de hablar. Básicamente esa modificación consistía en eliminar la crítica e introducir más agradecimientos en las expresiones que utilizamos día a día.

“Desde 2007-2008, cuando empezó la crisis, uno de nuestros discursos fue que una incorrecta relación con el exterior, una mala comunicación, consistente sólo en describir una situación sin hacer nada al respecto, sin aportar mejoras o soluciones, no conduce a nada”, explica Cabello.  En esta línea, el coach señala que hay personas que eligen la queja como su modo de expresión cotidiano, esperando de esta manera que al quejarse, algo a su alrededor cambie.

La finalidad de la iniciativa es lograr que un millón de personas deje de quejarse.
La finalidad de la iniciativa es lograr que un millón de personas deje de quejarse.

Así pues, expresiones que solemos escuchar constantemente como “Qué mal está la cosa”, “¡Qué calor hace!” o “¡No encuentro trabajo!”, sólo describen una coyuntura o estado, no alternativas que permitan un cambio a mejor. Es más, lo más probable es que pronunciar estas palabras agrave la situación, ya que el ser humano tiene el poder de hacer más grande aquello en lo que enfoca su atención y de lo que habla constantemente.

Según explica el coach, “el 85% de la actual crisis responde una conversación errónea y, si se rompe, se vivirá un momento diferente. Para bloquear una situación y crear otra, la primera herramienta es la conversación”. De esta afirmación se deduce que modificando la actitud de las personas y demostrándola a través de nuestro lenguaje, siendo más positivos y no quedándonos en la mera queja o protesta, se puede conseguir mucho más y salir antes de un bache que si ahondamos en la ‘herida’.

En este sentido, Cabello y sus compañeros de empresa se plantearon hacer “una iniciativa interesante y bonita para que la sociedad piense de otra forma”. Así nació ‘Por un país sin quejas’, un proyecto de Responsabilidad Social Corporativa cuya meta es conseguir que un millón de españoles y 3.000 empresas andaluzas vivan en la no queja.

En redes sociales, el movimiento lanza mensajes positivos.
En redes sociales, el movimiento lanza mensajes positivos.

El desarrollo del proyecto ha consistido en la creación de una página web y de perfiles en redes sociales como Twitter y Facebook. En el website se aporta toda la información sobre la iniciativa y además, la gente que lo desee puede adherirse a ella clicando en el botón Participar. Al hacerlo, el usuario se compromete a estar 21 días sin quejarse ni criticar, respondiendo este número de jornadas al tiempo que el ser humano necesita estar realizando una actividad para que su cerebro la incorpore como un nuevo hábito.

Desde que empezaron con la campaña, hace un par de meses, han conseguido 1.653 compromisos y cada día son varias las personas y empresas que toman la decisión de sumarse a la iniciativa. “Nuestra propuesta es que los participantes sean durante 21 días plenamente conscientes de que cuando abren la boca sea para agradecer o para bendecir, y si es para quejarse o criticar, elijan callarse o, en un mejor caso, proponer una opción de cambio”.

Asimismo, en el portal se explica que, si se consigue el reto, se pongan en contacto con Diamond Building para que les hagan llegar gratuitamente una pulsera que podrán lucir en su muñeca los participantes y que les identificará como parte de este juego de liderazgo.

Quienes no se quejen en 21 días recibirán estas pulseras.
Quienes no se quejen en 21 días recibirán estas pulseras.

Por otro lado, todos los días el equipo de Cabello imparte seminarios, cursos, etc. en los que dan a conocer la iniciativa. “Los alumnos se quedan sorprendidos cuando les contamos nuestra propuesta y la mayoría la acogen muy bien, aunque siempre están los ‘quejadores oficiales’, que en este caso se quejan de que tú no quieras quejarte”, explica divertido el empresario.

‘Por un país sin quejas’ es un movimiento que los miembros de Diamond Building han querido realizar al margen de la actividad económica de la empresa, pues su objetivo no es comercial, sino social: “que la sociedad se dé cuenta de que quejarse no cambia nada”. En esta línea, cabe destacar que la entidad cordobesa pone en marcha proyectos de este tipo cada año. En 2013 colaboraron con una fundación en África y ahora lo están haciendo con otra en Sevilla a favor de los ‘niños invisibles’.

Como se ha apuntado, la meta personal y profesional de Cabello es que un millón de españoles este 2014 abandonen su manera habitual de expresarse y salgan de la citada descripción para comenzar a hablar de lo que les gustaría que pasara pues, según el promotor de ‘Por un país sin quejas’, “esto es liderar, crear una situación que aún no existe, pero que vas a hacer algo para generarla”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.