Empuriabrava, la Venecia española

En el municipio gerundés de Castelló d'Empúries podrás contemplar la mayor marina del mundo, hermosas construcciones medievales y, asentadas junto a la orilla del Mediterráneo, las ruinas griegas más importantes de España.

Ampuriabrava.
Empuriabrava. / http://villafotoblogg.blogspot.com.es

Ana Amador. En Girona, concretamente en el término municipal de Castelló d’Empúries, se encuentra una de las poblaciones más sorprendentes de nuestro país. Situada junto a la desembocadura del río Muga en el golfo de Roses, Empuriabrava es la marina más grande del mundo y, debido a su impresionante red de canales, comúnmente es denominada la Venecia española.

Esta zona residencial está ubicada en una antigua área pantanosa de la Costa Brava, en la que se erigían cinco grandes masías: Modaguer, Moixó, Llebrer, Velle y Torre Ribota. Además, la parte costera, conocida como Tribanes, estaba compuesta por pequeñas propiedades que surgieron en el siglo XIX tras la desamortización.

Empuriabrava.
Empuriabrava. / http://www.ferienhaus-mit-bootsliegeplatz.de

En 1968, el marqués de Sant Morí y los empresarios Miquel Arpa i Battle y Fernando Vilallonga i Rossell lograron impulsar un proyecto de construcción para convertir este enclave en un entorno que imitara a los surgidos en Florida (Estados Unidos) y Port Grimaund en la Costa Azul.

Empuriabrava fue construida sobre el antiguo pantano y posteriormente se inundaron las calles, dando vida a una de las marinas navegables más grandes del mundo. Sus aproximadamente 25 kilómetros navegables, con cientos de canales fluviales, se entrelazan creando un aspecto similar a la romántica y bella Venecia en Italia.

Debido al boom inmobiliario de los años 70, este emplazamiento pasó a convertirse en uno de los principales destinos turísticos la costa gerundense, aunque reservado a unos pocos ricos y privilegiados.

Ampuriabrava.
Empuriabrava. / http://costabravahometime.com

Este peculiar pueblo marinero de la Costa Brava destaca por sus casas blancas encaladas de estilo mediterráneo, la hermosa estampa de los barcos atravesando sus canales, en los que hay más de 5.000 amarres, y su magnífica playa.

Además de este entorno residencial moderno y turístico, Castelló d’Empúries cuenta también con grandes monumentos en la antigua villa condal, un espacio de gran relevancia histórica, y el Parque Natural del Aiguamolls de l’Empordà.

En la zona de Rec del Molí se encuentran las viejas murallas del siglo XI y XII que rodeaban y protegían la ciudad y, a pesar del paso de los años, aún sigue en pie el Portal de la Gallarda (siglo XIII), la única de las siete puertas de la construcción defensiva que ha sobrevivido. En este punto también se puede contemplar el antiguo puente medieval del siglo XIV, que está formado por seis arcos de diferentes medidas.

Retablo de alabastro de la Basílica de Santa María d’Empúries.
Retablo de alabastro de la Basílica de Santa María d’Empúries. / http://es.blog.costabravas.com

Asimismo, en esta localidad gerundense está situada la Basílica de Iglesia de Santa María que data del siglo XIII, conocida como la Catedral de Castelló d’Empúries. Esta construcción de estilo gótico y barroco fue edificada sobre las bases de una antigua iglesia románica y está considerado uno de los monumentos religiosos más importantes de la provincia tras la Catedral de Girona.  

Destaca sobre todo por su magnífico retablo de alabastro dedicado a la Virgen de la Candelaria, que elaboró en la segunda mitad del siglo XV el maestro francés Ponç Gaspar y es una de las obras cúlmenes de la escultura gótica catalana.  

Otro punto destacado de la ciudad es un espigón en el puerto de más de 2.200 años. Esta impresionante obra de ingeniería es una de las primeras edificaciones que levantaron los griegos en la Península Ibérica. 

Empuries.
Empúries. / http://www.funtastic-emporda.com

Durante los siglos VIII y VI a.C., este pueblo conquistador fue creando importantes colonias en el Mediterráneo y la más conocida de nuestro país es Empúries, que fue fundada aproximadamente en el año 600 a.C.

Es el único lugar en el que se concentra a la vez una ciudad y factoría griegas, un asentamiento de los indigetes (pueblo íbero) y una ciudad romana. Esta situación se debió al incremento de la tensión que desencadenó la competencia política y comercial de los cartaginenses, lo que provocó que en el año 218 a.C. los griegos abrieran las puertas de la ciudad a los romanos.

Su ubicación estratégica en el Mediterráneo propició que estos últimos la convirtieran en su primera base militar durante las operaciones bélicas que se desarrollaron en las Segundas Guerras Púnicas (218-201 a.C.). Posteriormente, el campamento romano se convirtió en otro núcleo urbano más de la famosa colonia griega.

Actualmente se pueden visitar ambos asentamientos, aunque tan solo se ha excavado un 20% de su totalidad. Por tanto, aún quedan muchos secretos por descubrir en esta hermosa localidad de la Costa Brava.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.