Mireia Belmonte participa en una campaña de la Policía Nacional contra los ahogamientos en playas y piscinas

una campaña de concienciación e información para reducir la siniestralidad en playas y piscinas, con el lema 'Tu seguridad es lo primero, también en el agua'.

Mireia Belmonte
Mireia Belmonte.

Redacción. La Policía Nacional ha lanzado, de la mano de la nadadora española Mireia Belmonte, una campaña de concienciación e información para reducir la siniestralidad en playas y piscinas, con el lema ‘Tu seguridad es lo primero, también en el agua’.

El objetivo de esta acción es que tanto los jóvenes como, sobre todo, los padres de niños, extremen la precaución y la atención sobre los más pequeños en playas, piscinas y zonas de baño de interior, a través de unas pautas y consejos de seguridad que se recordarán a través de las redes sociales y en las charlas de prevención que dan los agentes de Participación Ciudadana por toda España.

Belmonte, varias veces campeona del mundo y de Europa y dos veces subcampeona olímpica en los Juegos de Londres, ha liderado esta campaña de prevención con su petición de extremar la atención: “El agua es un espacio fantástico para disfrutar y hacer deporte, y más, en verano. Pero el exceso de confianza, no seguir las normas y la falta de atención pueden suponer un riesgo serio, que pueden hacer que un día de playa o piscina acaben muy mal. Disfruta del agua, con seguridad”.

En España se producen más de 150 muertes cada año, cerca de 5.000 en toda Europa y más de 388.000 fallecimientos en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En 2013, el 97% de los ahogados no llevaba flotador y el 71,7% no sabía nadar. Siete de cada diez accidentes se produjeron por despiste momentáneo de los padres o cuidadores, según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.

Por ello, la Policía recomienda bañarse sólo en zonas y horarios (o bajo las banderas que lo regulen) autorizados, en los que haya supervisión de socorristas y seguir sus indicaciones y las normas del espacio.

Cuando se trata de menores, es aconsejable extremar la vigilancia sobre ellos y cumplan siempre las reglas y normas básicas de prevención como obligarles a que lleven elementos de seguridad o flotadores si están bañándose solos, no dejar juguetes en el agua y no perderles de vista nunca.

Asimismo, hay que extremar la precaución a la hora de hacer saltos, acrobacias, bucear a pulmón o cualquier juego, así como evitar las zonas resbaladizas y rocas.

La Policía recuerda también que el surf, windsurf, kitesurf, motos acuáticas o el disfrute de embarcaciones deportivas y otras prácticas acuáticas requieren hacerlo en las zonas acotadas para ello, con las titulaciones correspondientes y en condiciones y equipamientos que siempre prioricen la seguridad.

En caso de pasar dificultades o ver cómo otros las pasan en el agua, hay que pedir auxilio a los socorristas y si no hubiera, a otros bañistas e intentar socorrer con la ayuda de material de salvamento. Si se trata de un problema grave, se debe avisar al 112.

Finalmente, hay que evitar prácticas de riesgo consecuencia de apuestas, bromas, retos o bañarse en condiciones inadecuadas como por ejemplo de noche, zonas prohibidas, tras haber consumido bebidas alcohólicas o drogas.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.