San Juan celebra la llegada del verano en toda España

La noche de San Juan, el 23 de junio, es la más corta del año por la posición de la Tierra respecto al Sol, sin embargo, la intensidad con la que disfruta la convierte en una de las más largas. En su celebración resulta imprescindible un buen fuego para prolongar la luz y simbolizar la quema de todo lo malo acontecido. A partir de ahí, son muy variadas las manifestaciones que tienen lugar en toda España.

Saltar sobre una hoguera es uno de los ritos más típicos.
Saltar sobre una hoguera es uno de los ritos más típicos. / Foto:  es.wikipedia.org.

C.N. La noche de San Juan, que va del 23 al 24 de junio, se celebra el nacimiento de San Juan Bautista, caso peculiar, ya que de los santos se suele celebrar su muerte. Según la Biblia, Zacarías, el padre de San Juan, no creía que su mujer estuviese embarazada y cuando ésta dio a luz, encendió hogueras para anunciar a todo el mundo que su hijo había nacido.

Pero los orígenes de esta festividad son anteriores al cristianismo y están relacionados con las hogueras que encendían nuestros antepasados en esta noche para “dar más fuerza al sol” que, a partir de ese día iba haciéndose más “débil”, pues los días se van haciendo más cortos hasta la llegada del invierno. Por esta razón, se rendía tributo al astro rey con el fuego, en torno al cual se celebraban ritos de toda índole para  “devolverle la energía”. En época del Imperio Romano ya se saltaba tres veces sobre las hogueras y también se atribuían propiedades medicinales a las hierbas recogidas ese día.

A pesar de que el solsticio de verano del hemisferio norte es el 21 de junio, la noche del 23 se festeja como la más corta del año y en la que, según la mitología, ocurren sucesos extraños y algunos “dioses paganos se hacen visibles”.

En España esta costumbre está bastante arraigada pues, además, supone el pistoletazo de salida de las fiestas patronales que se celebran anualmente durante los meses de julio, agosto y septiembre, coincidiendo con la estación veraniega.

Existen muchas tradiciones y actos que se realizan durante esta noche. Dicen que si saltas tres veces sobre una hoguera, te limpias y purificas y tus problemas desaparecen. También es común mojarse los pies en el agua a media noche, con el fin de hacer desaparecer los malos espíritus. Otra costumbre es lavarse la cara y los pies tres veces para que se cumplan tres deseos y tener felicidad durante los siguientes doce meses. Del mismo modo, los deseos también se pueden escribir en una hoja de papel que se quema en la hoguera. Sin embargo, por el contrario, en algunos sitios, lo que se suele escribir son los problemas o lo que se quiere que desaparezca.

Pasadas las doce de la noche es tradicional mojarse los pies en la playa.
Pasadas las doce de la noche es tradicional mojarse los pies en la playa.

En muchos lugares las hogueras se utilizan también para quemar muñecos que, originariamente representaban a Judas Iscariote, aunque hoy día el factor religioso ha dejado paso a la diversión y se suelen hacer muñecos que representan a personajes conocidos del momento.

Fiesta de Interés Turístico Internacional en Alicante. Alicante emana tradición, arte, pólvora, fuego y diversión con la llegada de las Hogueras de San Juan. Se celebran del 20 al 24 de junio y son la fiesta más esperada del año. Las hogueras tienen su origen en la quema de objetos inservibles y viejos para celebrar el solsticio de verano.

Desde 1928 la ciudad empieza a crear figuras gigantes que se instalan en barrios y empiezan a competir por la belleza de cada una de ellas. En la actualidad, las hogueras son interpretadas y materializadas por los artistas “foguerers” que trabajan durante todo el año para crear figuras de madera y cartón de grandes dimensiones que toman las calles y barrios y que arden en la noche de San Juan ante la mirada de miles de visitantes. Los más pequeños también tienen sus hogueras infantiles de dimensiones más reducidas y formas entrañables.

Las Hogueras de San Juan son también sinónimo de gastronomía. El 20 de junio es el día en el que oficialmente salen a la calle las grandes figuras y es tradición comer brevas “bacores” y “coca amb tonyina”, una torta jugosa y salada de ventresca de atún, cebolla y piñones. La fiesta de Hogueras se vive en las calles y la música suena a todas horas y en todas partes. Alicantinos y visitantes se reúnen en “Racós” y “Barracas”, espacios para comer, beber y divertirse bailando.

A mediodía los fuegos artificiales toman la plaza de Los Luceros en forma de concursos de “Mascletás”, verdaderas sinfonías hechas con pólvora. Por las tardes se pueden ver desfiles de disfraces en los que participan los componentes de las asociaciones de hogueras y cuyas vestimentas están inspiradas en el motivo principal de sus hogueras.

La ofrenda de flores a la patrona, la Virgen del Remedio, se celebra durante dos días. Miles de hombres, mujeres y niños le llevan ramos que conforman un tapiz floral para la venerada virgen, que se instala frente a la Concatedral de San Nicolás.

Quema de una hoguera en Alicante.
Quema de una hoguera en Alicante. / Foto: www.alicanteturismo.com.

El 24 de junio el fuego se adueña de las Hogueras. Alicantinos y visitantes se echan literalmente a la calle para vivir la gran noche del fuego. Los espectáculos pirotécnicos precedentes a la “cremá” (quema) de cada una de las hogueras dan aviso del final de los grandiosos monumentos y a las doce de la noche arde la hoguera oficial de Alicante en la plaza del Ayuntamiento. A partir de esa hora, el fuego irá consumiendo figuras a lo largo y ancho de la ciudad y teñirá el cielo de naranja. Una de ellas habrá alcanzado la gloria, obteniendo el primer premio de Categoría Especial, el más codiciado de todos los que durante estas fiestas se otorgan.

Otra tradición muy extendida, sobre todo entre la gente joven, es la de mojarse mientras admiran como la belleza de las hogueras es consumida por el fuego en escasos minutos. Se conoce como la “bañá”. Tras el fuego y hasta el 29 de junio la fiesta se traslada hasta la playa del Postiguet. En torno a la media noche los fuegos artificiales son los grandes protagonistas y alicantinos y visitantes salen a la calle y toman las mejores posiciones para contemplar espectaculares castillos de fuego.

En Andalucía, esta celebración adquiere una especial relevancia en las zonas costeras. Por ejemplo, en algunas ciudades de la provincia de Cádiz se queman muñecos de trapo llamados “Juanillos”. En muchos puntos del litoral onubense se celebra esta fiesta con el nombre más común de Hogueras de San Juan. En Almería, al igual que en Málaga, se trata de una fiesta muy popular que se celebra con “moragas” y hogueras en la playa durante toda la noche.

La Fiesta del Agua y del Jamón constituye la principal celebración de Lanjarón, en Granada, y se realiza todos los años el fin de semana más próximo al 24 de junio y dura unos 5 o 6 días. El momento culmen de las celebraciones es la Carrera del Agua, que se realiza en la medianoche de San Juan y en la que todos los habitantes y visitantes recorren un kilómetro y medio por sus calles mientras se mojan con todo lo que encuentran a su paso.

Moraga con espetos en una playa de Málaga.
Moraga con espetos en una playa malagueña.

En Asturias, esta noche recibe el nombre tradicional de “Nueche de San Xuan” y en ella se queman “les fogueres”. La foguera más famosa es la de Mieres, que se quema en la Plaza del Ayuntamiento de dicha ciudad. También tiene cierto renombre la de Langreo y la que se celebra en el municipio de Corvera que incluye la celebración de una noche celta con el concierto de varios grupos de música folk. Son también muy multitudinarias las hogueras que se celebran en la Playa Poniente de Gijón y en la Plaza de la Catedral de Oviedo. Todas ellas están amenizadas por grupos musicales, y cuentan con fuegos artificiales y las típicas “espichas” asturianas con el consumo de sidra.

Por la zona de Cantabria aún se conservan las prácticas ancestrales típicas de esta noche mágica: saltar sobre las hogueras, pisar las cenizas aún candentes, danzar a su alrededor o llevar el fuego por los campos de cultivo del pueblo para purificar la cosecha.

En Galicia, en La Coruña, la fiesta ha logrado el mérito de ser considerada como Fiesta de Interés Turístico Nacional. La ciudad entera sale a la calle a festejar su noche más mágica, pudiéndose encontrar hogueras en todos los barrios, siendo de especial relevancia la gran concentración de gente en las playas de Riazo y Orzán en pleno corazón de la ciudad. Los coruñeses celebran la llegada del verano con multitud de hogueras, sardiñadas y buen ambiente en una fiesta que cada año atrae un mayor número de turistas, principalmente nacionales.

La comida típica de esa tarde-noche son los cachelos (patatas asadas con su piel) y las sardinas asadas. La bebida típica es la “Queimada”, poción de aguardiente con frutas y mucho azúcar que se quema en una marmita y se recita un hechizo durante la preparación. Otros postres típicos son las “filloas”, las “orellas de frade”, y las chulas. Es una fiesta extendida en todo el litoral y casi toda Galicia.

Hasta aquí algunos ejemplos de cómo se preparan algunos pueblos y ciudades españolas para la dar bienvenida oficial al verano.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.