Don Juan Carlos firma la Ley de Abdicación dejando la corona de España en manos de Felipe VI

Padre e hijo se han fundido en un profundo abrazo después de rubricar el documento que ha sido refrendado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El Rey ha abrazado a su hijo tras firmar la ley de abdicación. / Foto: Europa Press
El Rey ha abrazado a su hijo tras firmar la ley de abdicación. / Foto: Europa Press

Redacción. El Rey Don Juan Carlos se ha fundido en un abrazo con su hijo, Felipe VI, tras firmar a las 18.13 de esta tarde en la mesa de las esfinges, en el salón de columnas del Palacio Real, la Ley de Abdicación que será publicada a las 24.00 horas de este miércoles, 18 de junio, en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Flanqueado por la Reina doña Sofía, Felipe VI y doña Letizia Ortiz, el Rey ha escuchado el himno nacional, tras lo cual Jaime Pérez Renovales, subsecretario de Presidencia del Gobierno, ha leído el preámbulo de la Ley de Abdicación.

Posteriormente, el Rey Don Juan Carlos ha firmado el documento, que ha sido refrendado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Tras la firma, Don Juan Carlos dio un beso a su esposa, la Reina Doña Sofía y posteriormente se fundió en un abrazo con su hijo, al que cedió su silla en un gesto cargado de simbolismo. Unos minutos después también besó a sus nietas, Leonor, que se convertirá a partir de esta noche en Princesa de Asturias y su hermana Sofía.

Acabada la ceremonia, se ha vuelto a escuchar el himno nacional y el Rey ha recibido más de un minuto de aplausos de los asistentes al acto, a los que se ha unido toda su familia. El monarca ha escuchado  la ovación emocionado y sonriente, aunque ha hecho esfuerzos para no llorar en una ceremonia con la que concluyen sus 39 años como Rey de España.

El Rey estampa su rúbrica.
El Rey estampa su rúbrica.

Invitados. A la derecha de los Reyes y los Príncipes de Asturias, se han sentado en primer lugar las Infantas Doña Leonor y Doña Sofía, ataviadas con sendos vestidos blanco (Leonor) y rosa (Sofía). Una fila más atrás, la Infanta Doña Elena y las hermanas del Rey, Doña Pilar y Doña Margarita. Detrás de ellos, Bruno Gómez Acebo; Carlos Zurita, duque de Soria, y Alicia de Borbón Parma. No han asistido, como estaba previsto, ni la infanta Cristina ni su marido, Iñaki Urdangarin.

A la izquierda de la Mesa de las Esfinges, se han sentado los máximos representantes de los poderes del Estado: el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy; los presidentes del Congreso y el Senado, Jesús Posada y Pío García-Escudero; y los presidentes del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos.

En la primera fila de invitados se sentaba el primogénito de Doña Elena, Felipe Juan Froilán, sentado al lado de su tía, Ana María de Grecia, y del exprimer ministro búlgaro Simeón de Sajonia Coburgo.

En el Salón de Columnas se ha congregado el Gobierno en pleno, además de los expresidentes Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero y todos los presidentes autonómicos, con la única excepción del catalán Artur Mas y el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, además de los presidentes del Congreso y el Senado.

También han presenciado la ceremonia histórica los tres ponentes de la Constitución que quedan vivos, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, José Pedro Pérez Llorca y Miquel Roca.

Recibimiento con honores. Previamente, el monarca ha sido recibido por la compañía de la Guardia Real, que le ha rendido honores a su llegada al Palacio Real con escuadra de gastadores, unidad de música, bandera y tres secciones. También se le han rendido honores con salvas de ordenanzas (21 cañonazos) y el himno nacional.

Don Juan Carlos ha llegado en coche 15 minutos antes de las 18.00 horas junto a la Reina Sofía y en otro vehículo viajaban los todavía Príncipes de Asturias. Al descender de los vehículos, ciudadanos congregados en las inmediaciones han gritado ‘vivas’ a la Familia Real.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.