Las mejores piscinas naturales de España

Con las vacaciones de verano a punto de llegar, te invitamos a conocer lugares de ensueño que abundan en la rica orografía española y en los que podrás disfrutar de aguas cristalinas y entornos naturales con impresionantes paisajes.

Ana Amador. Junio ha entrado con fuerza y, a las puertas del verano, las temperaturas han subido. Para sofocar las intensas olas de calor os proponemos disfrutar de las piscinas naturales, que son espacios de gran belleza surgidos en manantiales, cauces de ríos o enclaves en los que se filtra agua del mar. 

Lejos del bullicio de las playas más concurridas, estos estanques de aguas transparentes son puntos de serenidad donde poder nadar rodeado de frondosa arboleda y aire puro. ¿Te atreves a descubrir algunos de estos interesantes destinos?

La Fontcalda en Tarragona
La Fontcalda en Tarragona./ http://eledyblog.blogspot.com.es

1. Fontcalda (Tarragona): Junto al Santuario de la Fontcalda y al río Canaletes se encuentra la Fuente de los Chorros. Estas aguas de manantial, que están situadas entre las sierras de Crestall y La Mola, son ricas en minerales como el sulfato magnésico, cloruro sódico y carbonato cálcico. Además, son perfectas para los más frioleros porque no superan los 28º C.

2. Aniol d’Aguja (Girona): Sólo se puede llegar hasta este enclave recorriendo a pie la ruta desde Sant Aniol a Salt de Brull. Por tanto es uno de los lugares favoritos de los excursionistas.

3. Beceite y la ruta del Parrisal (Teruel): Este recorrido, accesible a todos los públicos, está ubicado entre los Puertos de Beceite en la comarca del Maestrazgo. Las pozas han surgido en un impresionante paisaje que está decorado por grandes cañones, que se han ido formando debido a la erosión del cauce del río Matarraña.

Garachico.
Garachico. / http://www.isladetenerifevivela.com

4. Las piscinas naturales de Jevero (Cáceres): Este emplazamiento del arroyo Jevero, situado en las faldas del monte Jálama (Sierra de Gata), se encuentra bajo un puente medieval que aporta gran belleza y ruralidad a la zona.

5. El Caletón en Garachico (Tenerife): Situado al pie del Castillo de San Miguel, esta piscina natural surgió cuando la erupción del volcán Trevejo en 1706 destruyó Garachico, un lugar que durante los siglos XVI y XVII fue el principal puerto de Tenerife. Al llegar al mar la lava creó caprichosas formas de piedra en el agua en las que ahora es posible bañarse al resguardo del oleaje y las corrientes del océano Atlántico.

6. La Garganta de los Infiernos (Cáceres): Este entorno de la reserva natural del Valle del Jerte está situado en un antiguo valle glaciar de los hielos cuaternarios. Destaca por sus saltos del agua, cascadas y las gigantes marmitas de Los Pilones, que son pozas excavadas en la roca debido a la erosión fluvial.

Fuentes del Algar.
Fuentes del Algar. / http://www.escapadarural.com

7. Fuentes de Algar (Alicante): En la comarca de Marina Baja se puede visitar este espacio natural, que fue bautizado durante la Edad Media con el nombre árabe de Algar que significa “cueva”. El 10 de septiembre de 2002 fue declarado Zona Húmeda Protegida y está considerado uno de los recursos turísticos de la Costa Blanca debido a su alto grado de conservación de su riqueza ecológica.

8. Las Chorreras (Cuenca): Los saltos de agua, rápidos, cascadas y lagunas de agua cristalina abundan en el cauce del Cabriel, uno de los ríos considerados más limpios de Europa.  En esta zona, que está ubicada en Navarreonda de Gredos (Enguídanos), el agua ha ido tallando formas sobre la piedra viva hasta crear un paisaje sorprendente.

El Charco Azul.
El Charco Azul. / http://www.minube.com

9. El Charco Azul (Isla del Hierro): Estas piscinas de agua salada, que han surgido entre rocas y cuevas, constituyen uno de los espacios más hermosos de la isla. Está localizado en el barrio costero de los Llanillos (La Frontera) y su nombre hace alusión al color turquesa del agua. Además, debido a la buena conservación de este litoral se puede disfrutar de un entorno volcánico dominado por la lava que caracteriza a la costa herreña.

10. Gilpiyuri (Asturias): Esta pequeña playa de aproximadamente 50 metros es un pequeño oasis dentro de un paisaje de verdes prados y campos de labranza. Está localizada al norte del pueblo de Naves, a mitad de camino entre Ribadesella y Llanes, además fue declarado monumento natural el 26 de diciembre de 2001. Se caracteriza por sus aguas saladas que se filtran a través de las rocas calizas y provienen del embravecido mar Cantábrico, por tanto es un entorno único de nuestro país.

11. Las Presillas de Rascafría (Madrid): En el río Lozoya, ubicado en el Valle de El Paular (Sierra de Guadarrama), se han formado tres piscinas naturales que suelen ser visitadas por los madrileños en el periodo estival. El paraje destaca por las espectaculares vistas del Pico Peñalara y las verdes praderas que se pueden observar mientras disfrutas del baño.

Gulpiyuri.
Gulpiyuri. / http://casasruralesenasturias.blogspot.com.es

12. Punta de Sa Pedrera (Ibiza): Este mágico lugar es uno de los grandes tesoros de la isla Pitiusa. La formación rocosa de Sa Pedrera, que también es conocida también como Atlantis, es un entorno que ha propiciado la creación de unas impresionantes piscinas naturales. Asimismo, debido a su difícil acceso, durante años han permanecido ocultas y secretas.

13. Termas de Ourense: En este circuito termal al aire libre, situado a las orillas del río Miño, se puede disfrutar de las pozas de A Chavasqueira o de Outariz. Estas aguas bicabonatadas, sódicas, sulfuradas y fluoradas destacan por sus temperaturas superiores a los 60ºC y son perfectas para curar el estrés.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.