Un paso más hacia la conservación del planeta: la moda ecológica

Un madrileño idea una firma de moda que conjuga dos aspecto hasta ahora aparentemente incompatibles, la elegancia en el vestir con el respeto al medio ambiente.

El respeto por el medio ambiente es la base de Uma Deluna.
El respeto por el medio ambiente es la base de Uma Deluna.

A. R. E. El respeto por el medio ambiente es un valor que cada día se intenta inculcar con más ímpetu en la sociedad actual. Dentro de esta filosofía, encontramos varias líneas en las que día a día podemos trabajar para poner nuestro granito de arena sin que ello nos suponga un esfuerzo extraordinario. Comprar y consumir productos procedentes de la agricultura ecológica es uno de esos gestos, pero también puede serlo comprar ropa ecológica.

En este último supuesto, Javier Goncer puede hacernos de guía. Él es el gerente y fundador de Uma Deluna, una firma de moda española que nació hace un par de ellos pero cuyos primeros artículos acaban de ver la luz hace sólo unos días. Lo que la hace diferente es que todas sus prendas están elaboradas 100% con algodón ecológico y además son elegantes y arregladas, rompiendo la creencia generalizada que asocia este tipo de ropa con la cultura hippie o alternativa.

La idea de poner en marcha la empresa surgió hace cuatro años, cuando este madrileño trabajaba en una delegación en Valencia de Triodos Bank, un banco ético que financia proyectos sociales, culturales y medio ambientales. Sus labores en la entidad financiera le acabaron inoculando unas inquietudes que se sumaban a su conciencia medioambiental, ya de por sí bastante desarrollada.

“Yo suelo vestir con camisa y ropa arreglada y además soy consumidor de agricultura ecológica. Entonces me planteé aunar lo ambiental y el desarrollo sostenible y llevarlo a otros aspectos, al de la moda, pero haciendo unas prendas más clásicas o ponibles que llegaran a más variedad de personas”, comenta Goncer.

El empresario Javier Goncer.
El empresario Javier Goncer.

El empresario asegura que “ni en el mercado nacional ni en el internacional” existe una línea de moda ecológica que diseñe prendas elegantes, sino que más bien las que hay van dirigidas a un público con un estilo más alternativo.

Tras este planteamiento, Javier se lanzó a la piscina y comenzó a mover hilos para poner en marcha su proyecto. Lo primero que se planteó es que su negocio tenía que contribuir a promover el sector textil español, el cual “ha tenido un buen desarrollo empresarial porque aquí siempre se ha fabricado buen textil y hay buena mano de obra, aunque lamentablemente por ahorro de costes la industria se ha deslocalizado mucho en países asiáticos”.

En este sentido, Goncer asegura que todos sus productos –los cuales poseen el certificado GOTS (Global Organic Textile Standard)- se fabrican en España, en unos talleres en la capital, y que sus proveedores y diseñadores son locales. Gracias a todos ellos, y tras varios meses de duro trabajo, de pruebas, de búsqueda de tejidos, etc. a principios de junio Uma Deluna ha presentado un avance de la temporada otoño-invierno 2014, centrándose en las camisas, y en septiembre dará a conocer la colección completa. “Por ahora nos vamos a focalizar en las camisas, pero para la primavera de 2015 tenemos previsto hacer otro tipo de prendas, como polos, usando algodón, aunque también existen otros tejidos de otras fibras ecológicas (ortiga, bambú…)”, aclara Goncer.

Las camisas son fabricadas con algodón ecológico.
Las camisas son fabricadas con algodón ecológico.

El objetivo principal que se han propuesto es hacer un producto de calidad y a un precio competitivo para que todo aquel que lo desee pueda acceder a este tipo de prendas. Para poder alcanzar esta meta, la empresa ha decidido ahorrar costes e intermediarios poniendo a la venta sus productos directamente a través de Internet, donde han creado un portal de venta directa accesible, con una guía de tallas muy útil para el consumidor, y que además hará más fácil a la empresa internacionalizar su producto.

En lo que respecta a España, según Goncer la moda ecológica tiene mucho camino por recorrer, pues aún es una gran desconocida. El empresario apunta que su intención es “contribuir a cambiar la forma de consumo de la gente para acceder a un producto sostenible dentro de la moda, pero de forma tangencial”. Una tarea que casa con su firme creencia de que la cultura y la educación son esenciales para preservar el planeta y que hay que llevar lo aprendido a la práctica en todos los campos.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.