Un gato educa con sus ‘7 vidas’ en valores a los lectores de cómics

Jonás Aguilar y Ángela Cuéllar son los autores de este trabajo que acaba de publicar la editorial Dibbuks y con el que ganaron hace unos meses el Certamen Desencaja.

Jonás y Ángela, los autores del cómic '7 vidas'.
Jonás y Ángela, los autores del cómic ‘7 vidas’.

Ana Rodríguez. Jonás Aguilar y Ángela Cuéllar son dos jóvenes andaluces que acaban de publicar con Dibbuks su primer cómic, ‘7 vidas’, una historieta gráfica de gran calidad en la que, a través de la imagen, y teniendo como protagonista a un entrañable gato, el lector recibe una lección de civismo, solidaridad y respeto envuelta en la ternura que sus autores han sabido imprimirle a su trabajo sin emplear una sola palabra.

Cada vida del gato está dibujada en un color.
Cada vida del gato está dibujada en un color.

Ángela y Jonás se conocieron en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla. A ella le inculcó la pasión por el cómic su padre, profesor de Dibujo y gran lector, que supo conseguir que su pequeña apreciara el valor del arte y la literatura. A Jonás todo aquello también le había llamado la atención desde joven, cuando garabateaba escenas en una libreta, sin embargo, no fue hasta que se encontró con Ángela cuando se planteó darle salida a sus bocetos. Ella presentaba sus creaciones a certámenes y había ganado más de uno, dando a su compañero “envidia sana” y haciendo que se lanzara él también a este tipo de concursos. “Preparé un cómic y gané un premio con él, así que desde entonces no he dejado de hacerlo”, explica Jonás.

Aunque tras finalizar sus estudios realizaron el Máster de Educación Secundaria y su primera opción fue sacarse unas oposiciones, la difícil situación del mundo de la enseñanza les hizo tomar otra senda y empezaron a moverse en lo que mejor saben hacer: diseños e ilustraciones.

El cómic ha sido publicado por una prestigiosa editorial.
El cómic ha sido publicado por una prestigiosa editorial.

En esas estaban cuando se toparon con las bases del Certamen de Cómic 2013 del Programa Desencaja, que convoca el Instituto Andaluz de la Juventud, y decidieron probar suerte. “Pensamos qué podíamos contar y fuimos viendo temas como la educación, la hipocresía, la violencia de género… luego, para hilar la historia elegimos la figura de un gato y sus siete vidas, prácticamente porque nos gustan los animales y en otras obras ya los habíamos usado como protagonistas”, comenta Ángela.

En el cómic, el gato pasa por siete dueños diferentes que sirven de excusa a los autores para explorar siete facetas del ser humano. Inicialmente, el animal pertenece a una señora mayor que vive sola, esperando a que su hijo vaya a visitarla, y vuelca en su mascota todo el cariño que lleva dentro. En esta etapa el gato vive muy feliz, pues se siente querido y a gusto. Sin embargo, la anciana fallece y es el hijo de ésta quien acaba haciéndose cargo del felino.

En su segunda casa, el gato se siente solo, pues su nuevo amo es un hombre de negocios que solo busca su propio beneficio, así que finalmente acaba regalando al animal a una pareja en la que ella es víctima de violencia de género. Su agresor ve en el gato una forma de herir a su mujer, pues haciéndole daño la hace sufrir a ella. Ello lleva a la chica a dejar al felino en la calle para evitar que corra ningún riesgo.

Un dibujo de los jóvenes licenciados en Bellas Artes.
Un dibujo de los jóvenes licenciados en Bellas Artes.

Afortunadamente, una muchacha lo acoge en su casa, pero tiene que acatar su dieta vegetariana, haciendo que el animal pase mucha hambre, tanta que trata de comerse el móvil cuando éste suena pensando por su politono que es un lindo pajarito. Al ver sus posesiones en peligro, la chica entrega su mascota a un niño malcriado cuyos padres acaban mandando al gato a una protectora de animales con escasos recursos.

Cuando el felino va a ser sacrificado ante la imposibilidad de mantener a todos los inquilinos del refugio, su cuidador le ayuda a escapar y encuentra a un indigente que lo adopta y comparte con él lo poco que tiene, encarnando este personaje lo mejor del ser humano. Al término de la historia, el minino retorna a la casa de su primera dueña, la anciana, buscando el lugar donde fue más feliz para pasar sus últimos días.

El rojo es el tono empleado para narrar la historia sobre violencia de género.
El rojo es el tono empleado para narrar la historia sobre violencia de género.

El cómic lleva una ilustración muy expresiva, que permite que solo a través del lenguaje corporal y del rostro de los personajes el lector entienda qué está pasando sin necesidad de emplear la palabra escrita. El único apoyo que utilizan los autores para completar la comunicación es un código de color, ya que cada episodio posee una gama cromática diferente asociada a una ‘vida’ del gato.

Con su educativo cómic, los jóvenes se metieron al jurado de Desencaja en el bolsillo, convirtiéndose en los ganadores de su última edición. Ahora tienen dos proyectos en el tinteto y piensan acudir al Festival Ilustratour de Valladolid, que se celebra el próximo mes de julio, para hacer nuevos contactos con editores.

La intención de sus autores es que en un futuro pueda emplearse como herramienta educativa en los centros de enseñanza.
La intención de sus autores es que en un futuro pueda emplearse como herramienta educativa en los centros de enseñanza.

Por ahora, el público puede hacerse con ‘7 vidas’, que está a la venta en grandes superficies y en tiendas de cómic especializadas. Sin embargo, sus autores consideran que sería aconsejable que la publicación estuviera accesible, por ejemplo, en centros de educación como institutos y colegios, dado que puede llegar a convertirse en una herramienta muy útil para enseñar y educar.

El cómic está dirigido a personas de todas las edades, pues “los niños ven las situaciones y aprenden, pero son los adultos los que se dan cuenta realmente de lo que está pasando y el trasfondo que tienen”, enfatiza Jonás. Y es que la intención al hacer este trabajo ha sido plenamente educativa, “enseñar valores y conseguir que todo aquel que lo lea reflexione y saque algo de él, que le ayude a plantearse cosas en las que nunca haya pensado”, matizan los dibujantes.

De cualquier modo, la pareja se siente a gusto empleando esta forma de expresión, la cual les ha traído grandes satisfacciones como ver publicadas sus ‘7 vidas’.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.