Gary Becker (1930-2014) y el capital humano

El Premio Nobel de Economía, recientemente fallecido, construyó todo un aparato analítico inspirado en el hombre como buscador de satisfacciones personales medidas por el factor tiempo y el presupuesto monetario del que dispone el individuo.

Gary Becker.
Gary Becker.

Vicente Vera Esteve. La tesis central de mi primer artículo en este diario digital, que viene acogiendo mis humildes reflexiones en torno a la economía aplicada y sus derivados, ya sea la sociología o la revolucionada ciencia política contemporánea, es y será la defensa de una necesaria industrialización en nuestro país. Y para bien o para mal estamos condenados a vivir con los éxitos y fracasos de la política económica, implementada en el seno de nuestra España querida como en el conjunto de la Eurozona, de la que somos socios fundadores.

La idea central es la defensa y la difusión de buenas noticias sucedidas en el marco de nuestra economía, ya sea en el marco laboral como en el industrial y financiero. Desde el comienzo de la recesión económica lo que abundan son situaciones adversas y nada positivas para una gran mayoría de la población, en estos momentos cabe romper una lanza a favor de los sacrificios y esfuerzos realizados por esa misma mayoría silenciosa que viene ajustándose el cinturón desde no se sabe cuando. Hace unos días nos enteramos, precisamente de una buena noticia, las tres compañías de rating más importantes en el planeta financiero nos han hecho un regalo: subirnos un escalón en la nota de solvencia de nuestra deuda, ahora nos asignan la nota de BBB, esto significa que España tiene una capacidad adecuada para cumplir sus compromisos financieros, pero susceptible ante un escenario adverso. Recuerdo que nos hicieron mucho daño cuando de repente se nos clasificó con una nota de casi bono basura por nuestra deuda riesgo-país.

De modo que las decisiones de Standard & Poor´s, Fitch y Moody´s siguen de alguna manera vigilando estrechamente la evolución de los progresos de nuestra política económica. La próxima Comisión Europea celebrará también estas buenas notas de fin de curso. Sigo pensando que este patente progreso debería de penetrar en toda la sociedad española, no solo beneficiar a las grandes industrias casi monopolísticas y oligopolísticas, a la gran banca, etc. Es necesario que se estimule al máximo la creación de nuevas y pequeñas industrias, capaces de movilizar el reconocido y prestigioso capital humano del que dispone España y estamos infrautilizando o incluso marginando en este proceso de regeneración económica que está iniciando la economía española.

Y al hilo de este concepto citado, capital humano, me gustaría dedicar las siguientes líneas. El pasado mes de mayo recibimos la triste noticia del fallecimiento del economista norteamericano Gary Becker, eximio representante del liberalismo economista y profesor emérito en la Universidad de Chicago, compañero de fatigas de Milton Friedman, George Stigler, Richard Posner, etc. Por todas sus aportaciones a la ciencia económica recibió el galardón de Premio Nobel de Economía en 1992.

Becker tuvo la valentía de atajar sus investigaciones por vías más innovadoras y poco conocidas en el mundo académico. Se alejó de los modelos tradicionales keynesianos, más agregados para situar en el centro de sus indagaciones al hombre como ser absolutamente racional en la toma diaria de decisiones económicas, políticas, sociales familiares, etc. Realmente construyó todo un aparato analítico inspirado en el hombre como buscador de satisfacciones personales medidas por el factor tiempo y el presupuesto monetario del que dispone el individuo. Trazó todo una combinación de situaciones de equilibrio entre estos dos factores fundamentales. De hecho, consideró que durante los años previos a la crisis se produjo una distorsión en el comportamiento racional a la hora de tomar decisiones de ahorro e inversión, la introducción en el modelo de variables exógenas, como la publicidad, sobre la necesidad de consumir sin parangón, hizo que una gran mayoría de consumidores no calibrara consciente o inconscientemente algunas de las decisiones que se tomaron y que al final provocaron la explosión de la burbuja inmobiliaria y financiera de tan desagradables consecuencias para todos.

En cualquier caso es muy recomendable la lectura de algunos de los textos que nos ha dejado Gary Becker de los que podemos aprender alguna de las manifestaciones de los individuos y familias como consumidores, no solo de bienes materiales, sino de conceptos tales como educación, formación o la estructura familiar como objeto de estudio desde la teoría económica menos convencional.

Termino estas reflexiones haciendo un breve apunte sobre la 62ª edición de la reunión anual del Club Bilderberg, siendo una selecta organización que reúne a las máximas autoridades de la política, la economía, la aristocracia y el poder militar de Europa y los Estados Unidos. Hay quien opina que es el encuentro internacional más importante del mundo, se toman las decisiones más trascendentales para los bloques económicos respectivos. Una especie de lobby internacional y de sociedad secreta capaz de tumbar un gobierno o de iniciar o acabar con un conflicto bélico en cualquier parte del mundo. Solamente subrayar que, por parte española, han sido invitadas la Reina Sofía, el director general de La Caixa, Juan María Nin, y al presidente del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. Tema muy denso y complejo que desarrollaré en un próximo trabajo. No obstante, leyendo un poco más sobre este dignísimo Club privado, podemos intuir dónde se toman y se han tomado algunas decisiones políticas y económicas relevantes para el Gobierno de España.

 También puedes seguir a Vicente Vera en www.quemarropa.net

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.