La Confederación Hidrográfica del Duero pone en marcha un proyecto piloto de riego tecnificado por gravedad en Zamora

Las obras se llevan a cabo dentro de un ensayo para contrastar la eficiencia de los sistemas de riego tecnificados por gravedad.

Visita al espacio donde se ha instalado el sistema de riego.
Visita al espacio donde se instala el sistema de riego.

Redacción. La Confederación Hidrográfica del Duero, organismo autónomo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), pone en marcha un proyecto piloto de riego tecnificado por gravedad en el Canal de Manganeses, en Zamora.

El presidente de la Confederación, José Valín, ha explicado, que “la modernización pendiente en la zona regable del Canal de Manganeses incide en los términos municipales de Villabrázaro, Manganeses de la Polvorosa, Benavente, Santa Cristina de la Polvorosa, Santa Colomba de las Monjas, Arcos de la Polvorosa y Milles de la Polvorosa”.

Se trata de una Comunidad de Regantes situada al final del Sistema Órbigo, con lo que tienen problemas para garantizar las necesidades de riego dado el carácter deficitario de este sistema en años secos, tal y como pone de manifiesto el Plan Hidrológico del Duero.

En la actualidad se sigue regando la mayor parte de las fincas con el sistema de riego tradicional, aunque se cuenta con un proyecto de modernización que exige una inversión de más de 42 millones de euros para modernizar 3.300 hectáreas, lo que hipoteca su viabilidad económica y financiera, tanto por su coste de implantación como por los costes asociados a su mantenimiento y explotación, teniendo en cuenta que en dicho proyecto se bombearía el agua desde el río Tera y se debería garantizar en parcela la presión que exige un sistema de riego por aspersión.

Experiencia piloto. Con estas condiciones de partida, se seleccionó un entorno cuyas características naturales facilitarán la implantación de la experiencia.

Dicho ámbito engloba 60 hectáreas del término de Arcos de la Polvorosa, regadas desde el Canal de Cola, siendo la superficie media de las distintas parcelas superior a la hectárea y contando con una diferencia de cota, desde la toma del canal, que permitía llevar a cabo el riego por gravedad sin necesidad de establecer una impulsión a un elemento intermedio (Balsa), si bien, en el caso del goteo a baja presión, sus necesidades se podían resolver instalando un pequeño bombeo alimentado por energía solar (paneles fotovoltaicos) Sobre esta base, se pueden diferenciar dos tipos de actuaciones en el ensayo:

En primer lugar, una de riego por gravedad tecnificada a baja presión mediante tuberías principales enterradas con toma directa en el Canal de Cola de Manganeses. La toma está dotada de rejillas para retener la suciedad que circule por el canal y evitar obstrucciones; desde la misma, se distribuye a los distintos sectores de riego a través de tuberías de PVC de diámetros 315 y 250, de forma que cada parcela pueda regar a través de un pequeño hidrante ubicado en la linde de la misma.

El sistema se completa con un conjunto de válvulas que permiten independizar el funcionamiento de cada sector, así como una serie de contadores que permitirán durante la campaña y al término de la misma,sistema de riego.

Para llevar al cabo el riego de cada parcela, se ha suministrado a cada agricultor los metros necesarios de manguera flexible de polietileno de diámetro 200 mm, la cual se perforará con el intervalo que demande la distribución de los surcos en cada una de las parcelas. Con este sistema se van a regar 26 parcelas, que representan una superficie de 49 hectáreas.

La segunda actuación de ensayo es por riego de alta frecuencia por goteo, utilizándose goteros de superficie desde hidrantes localizados en cada parcela. El funcionamiento de los mismos exige disponer de una presión inicial de 13 metros de columna de agua.

Contacto con los regantes. El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero ha señalado que “durante todo este proceso se ha mantenido un contacto permanente con la Comunidad de Regantes, a fin de contrastar el interés de la actuación y contar con su implicación en el desarrollo de la misma”.

La experiencia, en todo caso, va más allá de la ejecución de la obra, toda vez que se establecerán controles que permitan, durante al menos dos campañas, extraer conclusiones sobre la eficiencia del sistema.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.