Más de 5.000 detenidos en 2013 por cibercrímenes

Entre las acciones que se pueden encuadrar en el cibercrimen destacan los ataques contra sistemas informáticos, robo y manipulación de datos, usurpación de identidad, actividades pedófilas, estafas comerciales y bancarias mediante distintas técnicas como el 'phishing', entre otras.

Cibercrimen.
Cibercrimen. / http://www.dealerworld.es

Redacción. La Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado detuvieron a 5.054 personas durante 2013 por delitos cometidos en Internet, lo que se conoce como cibercriminalidad, en los 2.167 hechos conocidos que se lograron esclarecer, según un avance del próximo Anuario Estadístico 2013 que ultima el Ministerio del Interior.

En concreto, el departamento dirigido por Jorge Fernández Díaz subraya que los autores de los cibercrímenes no suelen serlo a título individual, sino que suelen formar parte de grupos organizados, habida cuenta de que se detuvieron 2,33 personas por cada hecho esclarecido.

Durante el pasado ejercicio, la Policía tuvo conocimiento de 42.437 hechos relacionados con la cibercriminalidad, de los que un 5,1% se esclarecieron. El Ministerio del Interior admite que este porcentaje aún es “muy bajo” en comparación con los esclarecidos de infracciones penales del mismo año (37%) y de los delitos contra el patrimonio (23,9%).

Tras un incremento progresivo de los hechos conocidos en los tres últimos años, más acentuado entre 2011 y 2012, las infracciones penales sobre cibercriminalidad representan el 1,95% de la cifra total de hechos conocidos por la Policía a diciembre de 2013.

De los 42.437 hechos conocidos sobre crímenes en Internet, 26.664 se correspondieron con el fraude informático, mientras que 9.064 con amenazas y coacciones. Así pues, casi dos tercios de las infracciones penales fueron fraudes informáticos, y las amenazas y coacciones con algo más del 20% del total.

Según departamento dirigido por Fernández Díaz, “el nacimiento y la rápida difusión de las redes informáticas, están propiciando que la cibercriminalidad sea uno de los ámbitos delictivos con más rápido crecimiento”.  Además, Interior considera que “la rapidez, el anonimato, la comodidad y la amplitud de alcance” que facilitan las nuevas tecnologías posibilitan que los delincuentes aprovechen las mismas para llevar a cabo diversas actividades delictivas, tanto tradicionales aprovechando los nuevos medios, como otras nuevas nacidas dentro de este ámbito.

Entre las acciones que se pueden encuadrar en el cibercrimen destacan ataques contra sistemas informáticos, robo y manipulación de datos, usurpación de identidad, actividades pedófilas, estafas comerciales y bancarias mediante distintas técnicas como el ‘phishing’, entre otras actividades ilícitas.

Para establecer unos criterios metodológicos que permitan la comparación con el resto de países, el Ministerio del Interior ha decidido emplear las tipologías penales descritas en el Convenio sobre Cibercriminalidad de Budapest. No obstante, existen otras tipologías en las que centra su atención como los delitos contra el honor, amenazas y coacciones y delitos contra la salud pública, cuando los medios empleados en su comisión son las nuevas tecnologías.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.