Los mejores destinos para bucear en España

Descubrir galeones hundidos, adentrarse en cuevas submarinas, apreciar la belleza y riqueza de la fauna marina alrededor de arrecifes de coral rojo o bucear junto a un tiburón ballena son sólo algunas de las muchas maravillas que podrás disfrutar si te sumerges en las aguas españolas.

Buceo.
Buceo. / Foto: playascalas.com

Ana Amador. Para los amantes de la inmersión deportiva no hay nada mejor que disfrutar de la placentera y excitante sensación de flotar bajo el agua, en un entorno rodeado de vida e intenso colorido y, sobre todo, en un lugar desconocido con muchos secretos por descubrir. Por ese motivo, España, con más de 3.000 kilómetros de costagran diversidad de ecosistemas marinos, es uno de los destinos favoritos de los aficionados al buceo.

Así que, te invitamos a conocer algunos de los mejores lugares de nuestro país para sumergirse en el fascinante mundo submarino:

 1. Fuerteventura. Esta isla atlántica presenta grandes posibilidades para practicar este deporte. Concretamente, uno de sus principales puntos de buceo es El Veril Grande, un enclave que se sitúa a 200 metros de la playa en la localidad de Morro Jable.

Tiburón ballena.
Tiburón ballena. / Foto: ciencia.diariodeavisos.com

Este espacio natural es uno de los santuarios submarinos de las Islas Canarias y ofrece una vista privilegiada de su fauna marina, como peces trompeta, barracudas, meros, morenas negras o anguilas jardineras. Además, ocasionalmente se acercan a la zona hermosos ejemplares de tiburón ballena, que es el pez más grande del mundo.

2. Las Palmas de Gran Canaria. Las profundidades de esta región se caracterizan por su riqueza de especies de altura (que viven alejados de la costa) y otros ejemplares propios de los fondos marinos.

En este entorno se pueden observar peces multicolores, mantas raya, tortugas, estrellas de mar, algas exóticas, ctenóforos esponjas y bancos de barracudas.

Islas Cíes.
Islas Cíes. / Foto: www.elmundoenmimaleta.com

 3. Isla Cíes. Esta zona del Norte de España, perteneciente al Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas (Galicia), es un entorno natural único porque, aunque las islas están bañadas por el frío Atlántico, las aguas cálidas superficiales que arrastra la corriente del Golfo aumentan la temperatura hasta los 14 ºC aproximadamente.

Además, entre el océano Atlántico y la ría de Vigo se ha formado una barrera natural, que ha propiciado el desarrollo de un ecosistema submarino donde conviven defines, morenas, ballenas piloto, sargos, arroaces, rayas, bogavantes o incluso grandes estrellas de mar de más de medio metro de envergadura.

Islas Columbretes.
Islas Columbretes. / Foto: www.multiaventurademar.com

4. Isla Columbretes. La Columbrete Grande, La Ferrera, La Horadada y El Bergantín forman un pequeño archipiélago, emergido de un antiguo volcán, que está situado a 30 millas marinas del Cabo de Oropesa en Castellón.

En estas islas se puede descender hasta los 80 metros de profundidad con una gran visibilidad gracias a sus aguas trasparentes, por eso es una de las mejores localizaciones del Mediterráneo para realizar inmersiones.

Por otro lado, los amantes del buceo pueden disfrutar del increíble espectáculo que ofrece su fondo marino rico en colonias de gorgonias rojas que cubren las paredes y rocas volcánicas, estrellas de mar, morrajas, peces luna, sargos y langostas rojas.

La Plataforma en Formentera.
La Plataforma en Formentera. / Foto: formenterain.com

5. Formentera. Durante siglos, este área balear permaneció despoblada debido a los continuos ataques de los piratas berberiscos que se sucedieron hasta el siglo XVII. Además, aunque poco a poco la isla se fue habitando, el número de residentes nunca ha sido excesivo debido a sus dimensiones y su difícil acceso.

Bucear por determinados puntos de esta isla, como Punta Pedrera o La Plataforma, es un placer para los aficionados a esta disciplina deportiva, ya que entre sus aguas se pueden descubrir pecios, incluso un barco romano hundido que tiene miles de años de antigüedad.

La Plataforma es uno de los entornos donde se pueden encontrar especies marinas como congrios, morenas o barracudas. Además, su fondo está completamente protegido porque pertenece al Parque Natural de ses Salines d’Eivissa i Formentera, lo que ha permitido que se conservase su riqueza natural.

Las Cuevas de Guillem en el cabo de Punta Rasa.
Las Cuevas de Guillem en el cabo de Punta Rasa. / Foto: formenterain.com

Cerca del municipio de La Savina se ubica Punta Pedrera, una pared con forma de acantilado donde yacen los restos del arrastrero Hermanos Florín, un buque varado en un bosque de posidonias que se ha convertido en la morada de la fauna submarina.

Asimismo, las cuevas de Punta Rasa son otro entorno favorito de los submarinistas más experimentados, ya que en su interior hay lagunas con burbujas de aire, lo que permite poder respirar sin usar las bombas de oxígeno.

 6. Cabo de Creus. En el extremo más oriental de la península se sumergen, aproximadamente diez kilómetros mar a dentro, las últimas estribaciones de los Pirineos. Esta zona del Mediterráneo forma parte del Parque Natural de Cap de Creus (Girona) y es famosa por sus calas a las que es imposible acceder desde tierra.

Cabo de Creus.
Cabo de Creus. / Foto: www.elmundoenmimaleta.com

Además, la ausencia de tráfico comercial y la escarpada orografía han beneficiado la preservación de sus aguas, que se caracterizan por su limpieza y transparencia. Sin embargo, aunque se puede acceder a gran parte de este parque, hay alguna zonas, como la isla de s’Encalladora, que son reserva natural integral y, por tanto, está prohibido practicar el submarinismo deportivo.

En sus aguas, las formaciones rocosas del Cabo de Creus han permitido que proliferen ecosistemas singulares, con fondos ricos en corales rojos y grandes poblaciones de posidonias y gorgonias. Asimismo, abundan meros, tintoreras, cabrachos, pulpos y barracudas.

Islas Medas.
Islas Medas. / Foto:www.estartit-vacaciones.com

 7. Islas Medas. Este archipiélago frente a l’Estartit (Girona) está compuesto por siete islas: la Meda Gran, la Meda Petita, el Medallot, el Carall Bernat, las Ferranelles, los Tascons Grossos y los Tascons Petits. Estas formaciones de las costas catalanas fueron declaradas en 1983 Reserva Marina y desde 2010 es Parque Natural Nacional Protegido.

Sus fondos son rocosos, con gran variedad de cuevas y bosques de posidonias. Además, debido a la proximidad de la desembocadura del río Ter, que arrastra sedimentos orgánicos que sirven de alimento a la fauna, entre sus más de 1300 especies catalogadas se pueden observar meros, rayas águila, morenas, langostas, barracudas y colares rojos.

 8. Islas Hormigas. Otro de los paraísos del submarinismo es el enclave situado cerca del Cabo de Palos (Murcia), tras el arenal de la Manga del Mar Menor. Fue declarado Reserva Marina Integral en 1995 y Espacio Natural Protegido en 1996.

Naufragio del SS Sirio.
Naufragio del SS Sirio. / Foto: www.aturasub.com

Esta zona costera murciana destaca por sus praderas de posidonias y fondos coralinos, pero también por ser uno de los principales cementerios de barcos hundidos del Mediterráneo, debido a la peligrosidad de sus bancos de arena.

Entre los más de 50 naufragios que descansan en el fondo de estas aguas, destaca la trágica historia del SS Sirio, un trasatlántico italiano que encalló 1906 y que supuso el mayor accidente de navegación civil ocurrido en las costas españolas.

Por otro lado, durante la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, esta franja se convirtió en un importante punto estratégico para el abastecimiento de víveres y armas del bando aliado, por ese motivo los submarinos alemanes perpetraron continuos ataques para frenar el avance de sus enemigos. Entre los hundimientos destaca el SS Nitsa- Stanfield, un buque inglés caído en 1916.

Por esta riqueza en pecios y la diversidad de su fauna marina, la Fundación Cousteau declaró que esta región es el mejor lugar del Mediterráneo para realizar inmersiones submarinas.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.