El monasterio cacereño de Yuste mejora su accesibilidad

Las personas con movilidad reducida ya pueden visitar cómodamente este enclave gracias a las reformas llevadas a cabo.

La Reina junto a Ana Mato y José Antonio Monago durante la visita.
La Reina junto a Ana Mato y José Antonio Monago, entre otras autoridades, durante la visita.

Redacción. La Reina Sofía ha calificado de “maravillosos” los trabajos de acondicionamiento para el acceso de personas con movilidad reducida al Real Monasterio de Yuste, en Cáceres, en una visita realizada al monumento, acompañada de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, y del presidente de Extremadura, José Antonio Monago.

Doña Sofía ha hecho un recorrido que ha comenzado en la iglesia del monasterio, donde hay ubicada una rampa de acceso como parte de los trabajos de acondicionamiento para personas con movilidad reducida.

Acompañada también del delegado de Gobierno de Extremadura, Germán López Iglesias y por el consejero de Salud y Política Social, Luis Alfonso Hernández Carrón, la Reina posteriormente se ha desplazado a uno de los patios del monumento y, para finalizar, ha comprobado la ubicación de otra rampa de acceso en el claustro renacentista del lugar.

El director general de Políticas para la Discapacidad y director del Real Patronato sobre discapacidad presidido por la Reina, Ignacio Treviño, ha explicado que las obras de acondicionamiento se han realizado mediante un “convenio público-privado” existente entre Patrimonio Nacional, la Fundación ACS y el Real Patronato sobre la discapacidad y que han tenido un coste de 170.000 euros.

El director del Real Patronato sobre la Discapacidad ha explicado que se han hecho obras de “eliminación de escaleras” en la entrada y jardines, así como “en la iglesia y también en el palacio, es decir, todo el circuito y además se han incluido zonas que antes no estaban visitables”.

Por otra parte, el jefe de Departamento de Arquitectura y Jardines de Patrimonio Nacional, Luis Pérez de Prada, ha subrayado que “es la cuarta intervención que se hace” en un lugar real, “para mejorar la accesibilidad para las personas con discapacidad”, después de El Escorial y los monasterios de Huelgas y Tordesillas.

“Lo que se hace es buscar un equilibrio entre lo que es el respeto al monumento y la mejora de la accesibilidad, se han colocado una serie de rampas, se han puesto también unos accesos adaptados”, ha dicho, al tiempo que ha añadido que se ha conseguido “prácticamente el cien por cien de la visita para personas con discapacidad”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.