Cada día fallecen entre dos y tres personas a causa del melanoma en España

Redacción. Cada día fallecen entre dos y tres personas a causa del melanoma en España, según ha informado la Asociación de Afectados de Melanoma (aAMelanoma) con motivo de la celebración, este viernes, del Día Mundial del Melanoma.

De hecho, la organización ha alertado de que el mayor aumento en la incidencia de la enfermedad se está produciendo en la población de entre 25 y 29 años, donde se diagnostica un 7% más de casos cada año.

La aparición de este tumor se debe principalmente a la exposición prolongada al sol, así como por la creciente utilización de métodos artificiales de bronceados. Pese a ello, la asociación ha avisado de que la población sigue sin estar concienciada de la importancia de la prevención y de los factores de riesgo.

“El paciente no debe tener dudas de su enfermedad y ha de sentirse libre de preguntar, no solo en relación con los síntomas y con la evolución de su enfermedad, sino también sobre lo que hace referencia a los tratamientos y las nuevas técnicas diagnósticas que permiten individualizar los tratamientos. También tenemos por delante un labor muy importante de concienciación social”, ha apostillado el presidente de aAMelanoma, Alberto Marco.

Y es que, prosigue, cuando más temprano sea el diagnóstico, antes se puede proceder a la intervención quirúrgica y, por ente, hay más posibilidades de evitar que las células adquieran la capacidad de diseminarse a otros órganos produciendo metástasis.

Líneas de investigación. Por otra parte, el presidente del Grupo Español Multidisciplinar de Melanoma (GEM), Martín Algarra, ha informado de que actualmente hay tres líneas de investigación sobre esta enfermedad: la innovación diagnóstica, la terapéutica y la social.

En lo referente al diagnóstico molecular, este experto ha destacado como una de las dianas más importantes las alteraciones en las vías de señalización intracelular de los melanocitos.

“Estos avances en investigación han permitido la innovación terapéutica fundamentalmente en dos líneas: inmunología y terapias dirigidas. No obstante, no se puede descartar que en el futuro haya nuevos avances en otras modalidades como terapia génica y quimioterapia. Ahora bien, hay que innovar en el modelo de abordar la enfermedad y en el que socialmente nos enfrentamos a ella”, ha recalcado.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.