España posee buena parte de la producción artística de El Greco

Este año es especial para la obra de El Greco: se cumple el cuarto centenario de su fallecimiento. Sus obras están repartidas por diversos países del mundo, pues se calcula que el artista nacido en Creta pintó unos 340 cuadros. En España se pueden contemplar sus obras en más de 30 lugares distintos, principalmente en Toledo y Madrid, ciudades en las que residió. Durante 2014 muchas de estas obras están en préstamo debido a las exposiciones conmemorativas que se celebran en el Museo del Prado y Museo de Santa Cruz y, en 2015, con su itinerancia por el resto del mundo.

Museo de El Greco en Toledo.
Museo de El Greco en Toledo.

C.N. Toledo es el lugar en el que el pintor realizó lo mejor de su obra y vivió la mayor parte de su vida. Su amistad con Diego de Castilla, deán de la Catedral de Toledo, le proporcionó muchos encargos, por lo que decidió trasladar su residencia a la capital castellano-manchega. En Toledo se encuentra el Museo del Greco y obras distribuidas por el Museo de Santa Cruz, el Hospital de Tavera, el Convento de Santo Domingo el Antiguo, la Parroquia de Santo Tomé –donde se encuentra El entierro del Conde de Orgaz, una de las mejores y más admiradas obras del autor–, la Catedral, el Hospital de la Caridad de Illescas y el Museo Parroquial de Orgaz, entre otros.

En Madrid, el Museo del Prado alberga una de las mayores colecciones de El Greco en el mundo. Los fondos de la pinacoteca madrileña disponen de cerca de cuarenta obras que se pueden ver este año en las exposiciones La biblioteca de El Greco (hasta el 29 de junio) y El Greco y la pintura moderna (del 24 de junio al 5 de octubre) con motivo de la conmemoración del cuarto centenario de la muerte del artista. Cabe señalar El caballero de la mano en el pecho –obra maestra del Renacimiento español y de las más divulgadas de El Greco–, La Trinidad –uno de los primeros encargos de El Greco en Toledo que combina perfectamente los conceptos de dibujo y color– o Adoración de los pastores – una de las obras más importantes de la producción tardía del pintor– . Otros espacios de la Comunidad de Madrid que también cuentan con cuadros del pintor cretense son el Museo Thyssen-Bornemisza, donde se exhibe La Anunciación, el Monasterio de El Escorial, los museos Cerralbo y Lázaro Galdiano o la iglesia de San Ginés.

Por las localidades catalanas también encontramos la herencia de El Greco. En Vilanova i la Geltrú se ubica el Museu Víctor Balaguer, donde se aloja La Sagrada Familia. Hacia el norte, en Sitges, el Museo Cau Ferrat acoge Las lágrimas de San Pedro y Magdalena penitente con la cruz, dos óleos de El Greco que fueron adquiridos por el también pintor y escritor catalán Santiago Rusiñol en 1894 en París y que hoy forman parte de los fondos del museo. Ya en la capital, Barcelona, en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), se puede contemplar a San Pedro y San Pablo, una pintura que es un buen ejemplo para apreciar los colores manieristas y venecianos de El Greco.

Santa Magdalena penitente, en el Museo de  Monserrat.
Santa Magdalena penitente, en el Museo de Monserrat.

Continuando hacia Monserrat, en su museo, encontramos la Santa Magdalena penitente y ya en Olot (Girona), la Iglesia de Sant Esteve, reformada a principios del siglo XVIII, custodia, entre otros tesoros, un cuadro  titulado Cristo llevando la Cruz.

Castilla y León es otro punto de España donde encontramos parte del legado que dejó El Greco en nuestro país. En Ávila, el Museo Catedralicio custodia el Retrato de Garcibáñez de Múxica. También en esta comunidad, en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Martín Muñoz de las Posadas (Segovia), encontramos El Calvario, que se hizo muy famosa porque durante 17 años, y mientras se rehabilitaba la iglesia parroquial donde ahora se exhibe, se trasladó hasta el calabozo del cuartel de la Guardia Civil, cuyos agentes se encargaron de custodiarlo. Por su parte, Valladolid alberga El Salvador en el Monasterio de las Descalzas Reales y Palencia a San Sebastián en la Catedral.

En Cuenca encontramos el Cristo abrazado a la Cruz, uno de los principales reclamos del Museo Diocesano. La temática de Cristo en la Cruz fue muy repetida en la obra en general de El Greco y de hecho en la capital conquense puede admirarse esta obra que también tiene ubicación en El Bonillo (Albacete). También en Cuenca se encuentra Oración en el Huerto, custodiada en la sala del Tesoro del Museo Diocesano. Este es un tema que también repitió en muchos de sus cuadros, reflejando a Cristo con un ángel, acompañados en la escena por los apóstoles Pedro, Juan y Santiago el Mayor junto a Judas Iscariote y los enviados de los fariseos.

Los museos vascos también cuentan con pinturas de El Greco: en Vitoria-Gasteiz, el cuadro San Francisco meditando de rodillas, está expuesto en el Museo de Arte Sacro; San Francisco en oración ante el Crucificado, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao y Estigmatización de San Francisco de Asís en el Museo de San Telmo de San Sebastián.

En Monforte de Lemos (Lugo), ubicados en el Colegio del Cardenal Monforte de Lemos, se encuentran La aparición de la Virgen a San Lorenzo, una de las obras más grandes de toda la carrera del artista, realizada durante su primer período toledano, y San Francisco y el hermano León.

Retrato de su hijo Jorge Manuel, ubicado en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.
Retrato de su hijo Jorge Manuel, ubicado en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Camino del sur, en Andalucía, cabe señalar tres puntos importantes. En primer lugar, Cádiz, donde se ubica el Éxtasis de San Francisco, que se conserva en la Capilla del Antiguo Hospital de Mujeres. Es una obra dedicada a San Francisco de Asís, santo por el que el pintor sentía especial predilección y que utilizó como tema central en numerosas obras. En segundo lugar, Sevilla, con el famoso Retrato de su hijo Jorge Manuel, ubicado en el Museo de Bellas Artes y, por último, Andújar, con La Oración en el Huerto, conservada en la Parroquia de Santa María la Mayor . Este tema fue repetido varias veces por El Greco (parece que pudieron ser hasta trece), aunque este es el único lienzo realizado en formato vertical.

Estas son las muestras más destacadas del artista de origen griego en nuestro país, aunque se dispone de algunas más en lugares como Valencia, donde podemos contemplar San Juan Bautista, obra singular de El Greco que refleja como pocas sus vínculos con la pintura bizantina y que se encuentra en el Museo de Bellas Artes; en Sigüenza (Guadalajara), en cuya Catedral, puede contemplarse La Anunciación o en Guadalupe (Cáceres), La Coronación de la Virgen en el Monasterio de Guadalupe.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.