España, pionera a nivel mundial en lentes intraoculares, la última tecnología para corregir los problemas de visión

Alrededor de 25 millones de personas utilizan algún sistema para corregir su visión, una cifra que aumenta con la edad, llegando al 93 por ciento a partir de los 55 años. Los defectos de visión más comunes para los que cada vez más personas buscan soluciones permanentes son para la miopía, astigmatismo, hipermetropía y vista cansada.

El oftalmólogo Daniel Elíes.
El oftalmólogo Daniel Elíes.

Redacción. España es el país pionero a nivel mundial en la utilización de lentes intraoculares fáquicas para corregir los distintos problemas de visión, según ha asegurado el oftalmólogo especialista en cirugía refractiva, Daniel Elíes, con motivo de la celebración del 29 Congreso de la Sociedad Española de la Cirugía Ocular Implanto-Refractiva (SECOIR).

Todo esto ha hecho que en España se implanten las primeras lentes intraoculares en todo el mundo y que, actualmente, se siga situándose a la cabeza en la aplicación de esta cirugía.

De hecho, la implantación de lentes intraoculares fáquicas ha crecido un 34 por ciento en España en el último año, superando los 51.000 implantes. Además, en los últimos años cada vez más pacientes han decidido someterse a la cirugía refractiva y se prevé que en 2014 se lleven a cabo 3,4 millones de intervenciones a nivel mundial, y en 2019 la cifra aumente hasta los 4,3 millones.

En este sentido, Elíes ha destacado las lentes de colámero Visian ICL que permiten corregir tanto “pequeños como grandes” problemas visuales y que, además, no cuentan con ningún caso notificado de rechazo, gracias a que son reversibles, preservan de forma intacta la córnea, no modifican la estructura del ojo y su material es inocuo.

Todo ello, tal y como ha explicado, permite obtener una visión de alta definición, con una mayor resolución, agudeza visual, claridad, intensidad y profundidad de campo. “La lente fáctica es reversible, no le quitas nada al ojo y en el peor de los casos, si la lente no da el resultado que creías, se puede quitar y el paciente queda igual que antes de operarse. Por eso, cuando hay la más mínima duda para plantear una cirugía con láser, la lente es la mejor recomendación”, ha apostillado el experto.

De hecho, y según diversos estudios, más del 98 por ciento de los pacientes que se han sometido a esta técnica consiguen tener una “muy buena” agudeza visual y hasta el cien por cien por cien ve mejor que antes de la cirugía con lentes de contacto o gafas.

Finalmente, Elíes ha informado de que, por todos estos datos, el futuro de la cirugía refractiva va a ir dirigido en la búsqueda de la mejora de la calidad de visión.

“En la cirugía con láser aumenta la sequedad del ojo, lo que provoca que ya no tenga una visión continuadamente buena. Además, corregir altas graduaciones con láser provoca aplanamientos y encorvamiento excesivos en la córnea que hacen que la calidad de la visión disminuya. Por todo esto, el futuro pasa por una mayor implantación de lentes fáquicas”, ha zanjado.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.