Un ensayo clínico cura la hepatitis C en un 96% de pacientes sin cirrosis no tratados previamente

En la investigación contra esta patología ha participado el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona).

Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona.
Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona. / http://www.flsida.org

Redacción. Un ensayo clínico de fase III en el que ha participado el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona) ha logrado curar la hepatitis C en un 96% de pacientes sin cirrosis no tratados previamente, una cifra que se eleva al 99% en los casos de genotipo 1b, que es el más común en Europa.

Los resultados, que han sido publicados en la revista ‘The New England Journal of Medicine’, proceden de haber testado fármacos de tercera generación en 700 pacientes sin cirrosis no tratados previamente, que se estima que son como mínimo la mitad de los afectados, según ha informado el centro médico.

Concretamente, el ensayo ha investigado al eficacia y la seguridad de la terapia combinada de los fármacos ‘ABT-450/r’, ‘ombitsavir’ y ‘dasabuvir’, un trío que en los últimos días se ha demostrado que funciona en pacientes con cirrosis. Además, los investigadores han demostrado que también es positivo en pacientes sin esta patología asociada.

El ensayo clínico también ha investigado la eficacia del tratamiento añadiendo o prescindiendo de un cuarto fármaco, la ‘ribavirina’, utilizada en las terapias de primera y de segunda generación, en las que se combina con interferón. Este medicamento, que causa algunos efectos adversos, como náuseas, insomnio, prurito, aumento de la bilirrubina y reducción de la hemoglobina, se ha demostrado más eficaz en los casos de enfermos europeos.

Según el responsable del Servicio del Aparato Digestivo del Hospital Germans Trias i Pujol Ramon Planas, los fármacos de tercera generación “cortan de raíz” todas las consecuencias que puede tener la enfermedad, como la cirrosis y la necesidad de un trasplante de hígado.

Asimismo, el tratamiento se administra por vía oral y tiene una duración de doce semanas. Además, según ha argumentado Planas, su tolerancia es “excelente” y ha añadido que prácticamente ningún paciente de los que participaban en el ensayo lo han abandonado.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.