El Tesoro coloca 5.000 millones en un bono a 10 años ligado a la inflación

La demanda final, proveniente de más de 270 cuentas inversoras, ha alcanzado los 20.300 millones de euros.

Los bonos europeos ligados a la inflación se diferencian de los bonos nominales en que su principal evoluciona según el Índice de Precios al Consumo Armonizado.
Los bonos europeos ligados a la inflación se diferencian de los bonos nominales en que su principal evoluciona según el Índice de Precios al Consumo Armonizado.

Redacción. El Tesoro Público ha colocado 5.000 millones de euros en la primera emisión del nuevo bono a 10 años ligado a la inflación europea, con vencimiento el 30 de noviembre de 2024, tras recibir peticiones por parte de los inversores por 20.300 millones de euros, según informó el Ministerio de Economía y Competitividad.

La rentabilidad real de la emisión ha sido del 1,835%, ligeramente inferior a la del bono italiano indexado a la inflación europea con vencimiento en septiembre de 2014.

La demanda final, proveniente de más de 270 cuentas inversoras, ha alcanzado los 20.300 millones de euros, el mayor libro de órdenes en una operación sindicada indexada a la inflación europea, según Economía.

El Tesoro ha podido asignar la emisión entre inversores de calidad y la colocación ha sido “muy diversificada”, tanto por tipo de inversor como por zonas geográficas. El 73% de lo finalmente adjudicado se ha destinado a inversores no residentes, sobre todo de países europeos.

El departamento de Luis de Guindos destaca que con el programa de títulos indexados a la inflación europea, que se ha iniciado este martes 13 de mayo con el bono a diez años, el Tesoro pretende, en el medio plazo, posicionarse como un emisor regular de este tipo de activos financieros. El objetivo es diversificar su base inversora, alargar la vida media de la deuda del Estado en circulación y reducir los costes de financiación a medio y largo plazo.

De los países extranjeros que han acudido a la subasta, entre los que se ha colocado el 73% del total de los 5.000 millones de euros, Francia ha tenido la mayor participación, con un 21% de lo asignado, seguida de Reino Unido e Irlanda, con el 15%; los países nórdicos, con el 8%, e Italia, con el 6%.

Atendiendo al tipo de inversor, la mayor participación ha correspondido a gestoras de fondos, con el 41% del total, seguidas de entidades bancarias, con el 21%; aseguradoras y fondos de pensiones, que han participado con el 16%, y bancos centrales, con el 8% del total.

Con esta emisión de 5.000 millones de euros, el Tesoro lleva captados 103.500 millones de euros, de los que 68.100 millones forman parte del programa de financiación a medio y largo plazo, lo que supone más del 51% de la previsión de emisión para todo el año, situada en 133.300 millones de euros. Según Economía, estos datos demuestran nuevamente la confianza de los mercados de capitales en los grandes emisores españoles.

Los bonos europeos ligados a la inflación se diferencian de los bonos nominales en que su principal evoluciona según el Índice de Precios al Consumo Armonizado (IPCA), excluido el tabaco. A diferencia de un bono nominal, que todos los años paga un cupón fijo, el bono ligado a la inflación va creciendo porque el principal aumenta con la inflación.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.