Identifican dos nuevos genes implicados en el cáncer de próstata más agresivo

Investigadores del Instituto Catalán de Oncología han formado parte del equipo que ha llevado a cabo este descubrimiento que ayudará a crear herramientas para predecir qué tumores serán potencialmente letales.

Este estudio supone un gran avance en el tratamiento de la enfermedad.
Este estudio supone un gran avance en el tratamiento de la enfermedad.

Redacción. Un estudio de la Universidad de Columbia de Nueva York, en colaboración con el Instituto Catalán de Oncología (ICO) y el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), ha identificado dos nuevos genes que conducen a formas más agresivas y potencialmente mortales del cáncer de próstata.

El trabajo, que publica Cancer Cell, ha identificado los genes FOXM1 y CENPF, que si se activan al mismo tiempo de forma anómala conducen a formas más agresivas y letales del cáncer de próstata.

Según han explicado investigadores del trabajo, en una proporción importante de pacientes, cercana al 70%, el tumor de próstata tiene un comportamiento poco agresivo, que no compromete la salud ni la calidad de vida del afectado.

Esta circunstancia hace necesario el desarrollo de herramientas que permitan predecir qué tumores serán potencialmente letales para poder personalizar los tratamientos y evitar los efectos secundarios de ciertas terapias a los pacientes que no las necesiten.

El doctor Josep Ramon Germà, adjunto a la dirección de conocimiento del ICO, ha explicado que el hallazgo “abre grandes expectativas, ya que se podrá analizar el tumor de cada enfermo para ver si existe esa anomalía y saber así si el cáncer tendrá una agresividad especial”.

“Hasta ahora disponíamos de pocos factores de pronóstico que nos dijeran si un enfermo tendrá un tumor agresivo o no”, ha dicho el doctor Germà, que ha explicado que alrededor del 30% de los tumores tienen una evolución virulenta.

Tras la identificación de los dos genes implicados en el cáncer de próstata más agresivo, ya se han puesto en marcha estudios preclínicos para determinar qué tratamientos o fármacos son los más eficaces para combatir la activación anómala de estos genes.

Según el doctor Germà, el objetivo es “diseñar dianas terapéuticas específicas que alteren este tipo de anomalía y que permitan ofrecer una medicina personalizada a los pacientes, en función de cada caso”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.