La final del Godó se queda sin españoles

Redacción. El tenista español Nicolás Almagro ha caído ante Santiago Giraldo (7-5 y 6-3) en las semifinales del Barcelona Open Banc Sabadell-62º Trofeo Conde de Godó, en un duelo que ha durado una hora y 26 minutos y en el que ha dado la campanada el colombiano, ya que deja por primera vez desde 1996 al Godó sin ningún español en la final, mientras que desde 2002 con el argentino Gaudio tampoco no había un campeón nacional.

Almagro, que ganó al ‘rey del Godó’ Rafa Nadal en cuartos de final, en tres sets con remontada incluida y 2 horas y 47 minutos de juego, ha notado el esfuerzo este sábado en ‘semis’ ante un Giraldo más fresco, que jugó una hora y 7 minutos antes de la retirada de Kohlschreiber. Además, no jugó bien, no estuvo fino en su juego de fondo y cometió demasiados errores no forzados.

En el primer set, el murciano cedió su único saque perdido en el undécimo y último juego de la manga, con lo que el colombiano, de 26 años y número 65 actual del ranking ATP, aprovechó para poner el 7-5 a su favor y poner las bases de su victoria. En la segunda manga, presionado, Almagro tampoco estuvo cómodo y consumó la derrota, la sorpresa, y la decepción inclusive para la llena grada de la Pista Central del RCT Barcelona-1899.

Pese a romper el servicio de Giraldo en el tercer juego del segundo set, y ponerse 2-1 arriba momentáneamente, Almagro no pudo retener el saque y el colombiano le devolvió la moneda y, acto seguido, logró un juego en blanco para ponerse 3-2 a favor y comerle la moral al murciano, sexto cabeza de serie y número 20 del mundo. En el octavo juego hubo otro ‘break’ para Giraldo y, en el último juego, en su servicio y a la segunda bola de partido, la hizo buena.

Así, Giraldo jugará por ganar su primer título individual como profesional, en la que será únicamente su segunda final. La primera la jugó y perdió en Santiago, en 2011, también sobre tierra batida y contra Tommy Robredo. Con el pase de Giraldo y de Nishikori a la final, habrá una final en el Godó sin españoles, algo que no sucedía desde 1996, cuando ganó el austríaco Thomas Muster al chileno Marcelo Ríos (6-3, 4-6 y 7-6). En 2002 hubo el último campeón no español, con el argentino Gastón Gaudio, que ganó a Albert Costa (6-4, 6-0 y 6-2).

Almagro ha dejado escapar la que hubiera sido su 22ª final en su carrera, en categoría individual, y la segunda en Barcelona y de forma consecutiva, tras perder la del año pasado ante un Rafa Nadal al que ahora había eliminado en cuartos. El murciano, así, ha dicho adiós a una ocasión única de tomarse la revancha y levantar un Godó en que, además de esta final de 2013, también acumulaba ya una semifinal en 2011.

 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.